30 de agosto de 2016

en algún lugar
debía existir un horizonte limpio de toda duda
un mar infinito en su liviandad
suave, lento, inmortal

3 comentarios:

P. dijo...

Ojalá que sí. Ojalá saberlo, para ir haciendo camino.

Me ha encantado.

Clarice Été dijo...

por cierto, ¡tus ilustraciones son una maravilla! cuánto me gustaría algún proyecto pequeño juntos

P. dijo...

Y cuánto me alegro de que digas eso, porque creo que podría salir algo francamente chulo. Tu última entrada me ha encantado.