6 de noviembre de 2016


¿mamá, papá, estáis ahí
podéis oirme?
estoy llorando como el día
en que tardasteis más de tres horas
en hacer la compra en aquel supermerado de las afueras
y me dijisteis que esperara en el coche
que no me moviese
que vendríais en seguida
no tuve miedo
ni siquiera sentí el asco
de saberme parcialmente abandonada
pero si supe,
por primera vez supe
que todo sería así
lento y absurdo
–terriblemente agotador–
como al final ha sido


No hay comentarios: