18 de enero de 2017

en mi cabeza todo da vueltas
los años pasan pero yo sigo aquí
olvidada e imberbe como en el principio de los tiempos
la ropa mal tendida me vigila
la cama deshecha me examina
el pegajoso suelo del cuarto se lamenta de mi existencia
me quedo quieta, sentada en la bañera
gritándoles en silencio que callen de una maldita vez
han pasado seis horas y la luz se ha transformado en ausencia
han pasado seis horas y mi piel se ha convertido en una sustancia rugosa
que chirría en el contacto con mi boca
segrego mucosidades en cantidades absurdas
lo hago sin querer
las lágrimas entorpecen mi visión del estado de las cosas
me levanto despacio, con cuidado de no resbalarme
sobre estas aguas levemente ensangrentadas
una vez fuera del cuarto donde emergen las mismas aguas
que silenciaron a woolf
me visto, levanto un pie, luego el otro y alzo las manos con desesperación
olvidando que ya casi estoy vestida
lista para afrontar un día más, otro día más
en el diario desesperado de una completa inútil


No hay comentarios: