4 de junio de 2018



tengo unas pocas macetas con pensamientos en el alféizar de la cocina
a veces, cuando las riego, me acuerdo de mi abuela tura
ay, si levantara la cabeza y me viera ahí
refugiada en cuatro flores marchitas
a las que les llega un resquicio de luz
humillada y débil por los edificios sucios de tetuán
esto es lo más cerca que estoy de tus eras,
de tu lavaderu, de tus manos labriegas

No hay comentarios: